viernes, 22 de enero de 2016

Conferencia en el I Workshop sobre Desafíos Profesionales de la Medicina en la Era Digital

El 7 de Noviembre pronuncié una conferencia en el I Workshop sobre Desafíos Profesionales de la Medicina en la Era Digital titulada Computación Cognitiva: del Big Data a Watson, el asistente médico informático.

Las jornadas fueron deliciosas y me encontré rodeado de un grupo de médicos súmamente interesante. Rafael Ruiz Cruces fue el organizador y contamos con la presencia de Marlon Molina y el renombrado Julio Mayol entre otras celebridades. Antonio Postigo se encargó de la grabación y publicación de las conferencias.

Mi conferencia fue la siguiente.





lunes, 23 de noviembre de 2015

Entrevista en ComputerWorld sobre los desafíos de la medicina digital

Con motivo del I WORKSHOP SOBRE DESAFÍOS PROFESIONALES DE LA MEDICINA EN LA ERA DIGITALComputerWorld me realizó esta entrevista sobre el cambio que se está produciendo en la práctica médica.

¿Qué es Watson? Hay mucha confusión al respecto. Son muchas cosas. Es una división dentro de IBM y, sobre todo, es un conjunto de programas que se ofrecen como un servicio en la nube.

En el campo médico y pensando en el reto de 2040, ¿qué está suponiendo para las aplicaciones médicas el poder de conocimiento o de gestión que tiene Watson? Watson se centró desde el primer momento en la práctica médica, y básicamente es un asistente virtual de los médicos. De hecho hay un producto llamado Watson for Oncology, una especie de asistente para los oncólogos. Una de las características de Watson es que aprende. Watson for Oncology es entrenado por el Memorial Sloan Kettering Cancer Center, es decir, ellos han hecho un   entrenamiento particular de Watson que puede no coincidir con el de otros oncólogos. Hay otro producto llamado Discovery Advisor que sirve para establecer relaciones; en toda la documentación médica es capaz de identificar genes, proteínas, enfermedades, etc. [...]

¿Se planteará Watson algún día la sustitución de la tecnología médica convencional por la inteligencia artificial de `seres´ con capacidad de pensar como médicos, pero más rápidos y con menos errores? Hay muchas variantes de la pregunta. Ahora mismo es un asistente para oncólogos; sin embargo, la inteligencia artificial es mucho más que Watson. Además existe la posibilidad, a través de los dispositivos móviles, de que los usuarios vayan haciendo sus propios diagnósticos. Las bases de datos son más grandes y los servicios que se ofrecen son mayores, así que creo que sí va a cambiar; está cambiando ya. [...]

viernes, 30 de octubre de 2015

Cómo será nuestra vida en 2040, el mundo NBIC

Ayer, 29 de Octubre de 2015 participé en una interesante charla sobre el futuro llamado "Cómo será nuestra vida en 2040, el mundo NBIC".
Puedes ver el hangout del programa HoyStreaming en Google+

El programa HoyStreaming está dirigido por Antonio Postigo y es del todo recomendable. Participaron en el debate Rafael Ruiz Cruces, Antonio Bonilla y Jesús M. Doña Fernández


El debate es un aperitivo del I WORKSHOP SOBRE DESAFÍOS PROFESIONALES DE LA MEDICINA EN LA ERA DIGITAL  que se celebrará del 5 al 7 de noviembre en Málaga y en el que tengo el honor de participar.

martes, 13 de octubre de 2015

Entrevista para la EAE Business School

La  EAE Business School me ha realizado una entrevista que aparece en su blog.




Antonio Orbe ha desarrollado su actividad profesional en la multinacional IBM. En contacto con todos los sectores industriales a lo largo de su trayectoria profesional la computación cognitiva, presente y futuro de la computación, centra actualmente sus trabajos y conferencias. En su libro ‘Cerebro y ordenador’ explica los paralelismos entre lo humano y lo tecnológico y cuál es el futuro en un mundo en constante y rápida evolución.

¿Cómo podemos aplicar lo que conocemos hoy del cerebro a la empresa?
Hay una parte del cerebro que trata de aplicarse a la empresa con escasos resultados. Hablo del neuromárketing, la neuroeconomía, etcétera.

¿Por qué con escasos resultados?
Porque aunque sepas cuáles son los centros del dolor y de recompensa del cerebro es muy difícil controlarlos para que la empresa se beneficie de ellos. La empresa, hoy en día, no se va a beneficiar de eso porque no tiene esas herramientas. No se puede escanear a los clientes para que compren o no compren. Quizá el neuromárketing tiene más posibilidades porque puede ver cuáles son los momentos del mensaje que tienen más relevancia en el usuario. Su aplicación es más sencilla desde el punto de vista de la psicología tradicional. Esa es una de las partes en las que el cerebro puede tener más vinculación con el mundo de la empresa.

¿Y la otra parte?
Es la computación cognitiva.

¿Qué es?
Se trata de cómo podemos construir herramientas que sean capaces de interaccionar directamente con los clientes, con los usuarios, en definitiva, con las personas, de manera que se simplifique mucho el proceso de que el usuario final conozca nuestros productos, etcétera.

¿Me puede poner un ejemplo de esto, por favor?
Si yo tengo un call center y los usuarios son capaces de formular preguntas de lenguaje natural acerca de alimentación, seguros, lo que sea, y hay un ordenador que les entiende, el proceso de solución de dudas y problemas será mucho más rápido. Esta tecnología, todavía en desarrollo, me permitirá preguntarle sobre productos financieros a un banco que muchas veces los operadores desconocen. 

Es decir, se trata de que las máquinas nos entiendan.
Sí. Se trata de aplicar el lenguaje natural. El usuario no debe hacer el esfuerzo para que el ordenador le entienda sino que es el ordenador el que tiene que hacer el esfuerzo de entender al usuario.

¿Cuáles son los avances más significativos en estos ámbitos?
Por ejemplo, Google empieza a entender la voz. Hay que estar atentos a todo lo nuevo que están haciendo los ordenadores, que es un Siri de Apple llevado al máximo.

¿Qué pueden aprender los futuros emprendedores de cómo funciona el cerebro?
Donde más pueden profundizar es en la parte psicológica. Es útil en muchos aspectos, como en el proceso de toma de decisiones.

¿Qué les recomendarías a los alumnos de EAE?
Que tengan muy claro todo acerca de la tecnología digital. Que sepan que los ordenadores están cambiando para que entiendan más fácilmente a los humanos. La idea es trabajar en estas tecnologías para que el ordenador se adapte al humano. Vamos a un mundo en el que los ordenadores nos entenderán y la nube sabrá mucho de nosotros: ahí es donde hay que dedicar recursos.

lunes, 21 de septiembre de 2015

Dos años de vida del libro "Cerebro y ordenador", uno de "Sobre la conciencia" y meses de "La aventura del cerebro"

Han transcurrido dos años desde la publicación de "Cerebro y ordenador. ¿Mundos convergentes?",  un año desde "Sobre la conciencia. Opúsculo" y meses desde "La aventura del cerebro. Viajando por la mente". Este es el balance.

Publiqué "Cerebro y ordenador" el 27 de septiembre de 2013 en la editorial Tagus perteneciente al grupo Planeta. Después movieron el libro a Click Ediciones. El libro lo publiqué a través de un agente editorial. El resultado de ello es que no sé cuantos ejemplares he vendido. En ello influye el hecho de que las editoriales liquidan el primer trimestre del año siguiente (es decir, las ventas de 2015 las sabré en marzo de 2016). Por lo tanto solo tengo estimaciones. La mejor que puedo hacer es que a fecha de hoy se llevan vendidos 250 ejemplares.

"Sobre la conciencia" es una obra pequeña de apenas 26 páginas. Para investigar nuevos canales de distribución decidí autopublicarla en Amazon. La principal conclusión es que el control de ventas que un autor tiene sobre su libro es mucho mayor en Amazon que en una editorial convencional. Del libro "Sobre la conciencia" he vendido hasta la fecha 150 ejemplares. El libro está incluido en tres categorías y de vez en cuando se acerca a los más vendidos en la de libros Kindle de filosofía.


Otro libro en el que participado es "La aventura del Cerebro" que incluye un capítulo escrito por mí llamado "¿Seremos todos ciborg?" De este libro no tengo información alguna de ventas ya que recibí los derechos al ganar un premio para participar en él.

Son cifras modestas pero me hacen sentirme orgulloso. Creo que no serán los únicos.




martes, 8 de septiembre de 2015

Sobre la conciencia


¿De qué forma algo físico como el cerebro genera algo no físico como la mente? ¿Qué es algo tan inmaterial como el pensamiento?

He escrito el libro Sobre la conciencia con el objetivo de ofrecer una breve introducción al apasionante fenómeno de la conciencia*. Se trata de una breve obra de 26 páginas en la que abordo algunos de los aspectos del tema. Desde luego, la mayoría de las preguntas no son respondidas. No es que yo no tenga la respuesta, es que nadie la tiene. No en vano, la conciencia es el problema más complejo que tiene planteada la humanidad. Aunque las aproximaciones filosóficas siguen siendo válidas, la ciencia aporta nuevos enfoques al antiguo problema.

“Salgo de casa algo apurado porque es un poco tarde. Una vez en la calle camino unos pasos hasta que me doy cuenta de que no recuerdo donde aparqué el coche. Hago una reconstrucción mental de la tarde de ayer y acude a mi memoria que pasé por la papelería del barrio y compré lápices, lo que me lleva a recordar la calle en la que lo estacioné. Una vez en coche, pongo atención para desaparcar sin golpearlo y me incorporo a la circulación. Pienso que cuando llegue a la oficina el jefe me va a preguntar por el problema de la empresa el Globo…”

El ejemplo anterior es una relación de sucesos desde la perspectiva subjetiva del narrador. Algo que corresponde a lo que el psicólogo William James llamó con acierto el flujo de la conciencia. Algunas características son apreciables con la simple introspección. Es un flujo, sus contenidos cambian constantemente. Es subjetiva, me pasa a mí. Puedo comunicarla con el lenguaje. Y solo cesa cuando ocurre un fascinante suceso biológico: me duermo. Incluso el sueño puede considerarse otra forma de conciencia.

La conciencia es a la vez cercana e inexplicable. El filósofo René Descartes se preguntó de qué podemos estar seguros (la duda metódica) para llegar a la conclusión de que lo único cierto es que tengo vida interna, lo único seguro es la conciencia, mi experiencia, mi pensamiento, el yo. Pienso luego existo, “cogito ergo sum”. Desde que Descartes estableció el dualismo mente cuerpo, el debate permanece. ¿Son dos cosas distintas la mente y el cerebro?

El también filósofo David Chalmers distinguió entre el problema fácil y el problema difícil de la conciencia. El problema fácil consiste en definir lo que se ha llamado los correlatos neurales de la conciencia. Qué hace el cerebro para generar conciencia, qué estructuras cerebrales están implicadas en la conciencia. Es lo que podríamos llamar la ciencia de la conciencia. Este problema fácil es en realidad muy complicado y estamos muy lejos de entender estos correlatos neurales de la conciencia. El problema difícil es que no tenemos la menor idea de cómo una actividad física puede estar relacionada con un actividad mental. Una aproximación actual consiste en no tratar de resolver el problema difícil sino centrarnos en el fácil. Busquemos los correlatos neurales de la conciencia, hagamos ciencia de la conciencia y ya llegarán las soluciones: la solución del problema fácil traerá la solución del difícil.

Los filósofos han dedicado mucho esfuerzo a plantear problemas entorno a la conciencia. Muchos desarrollos terminan en paradojas indemostrables. ¿Cómo puedes convencerme de que no eres un producto de mi imaginación? ¿Puede existir un zombie filosófico que actúe como humano pero no tenga nada humano en el interior, que aparente ser humano pero no sea consciente? ¿Podrías descubrirlo en una reunión?

¿Son conscientes los animales? Probablemente los dueños de mascotas dirán que sí, en alguna medida los animales son conscientes. Cuanto más complejo es el animal más consciente parece ser, pero ¿basta añadir complejidad para generar conciencia? En este sentido, ¿puede llegar a ser consciente un ordenador?

La mayoría de los procesos mentales son inconscientes. Esto permite trabajar en paralelo y ser multitarea: puedo realizar varias tareas de forma simultánea siempre que no sean muy demandantes cognitivamente. Una vez que he aprendido a montar en bici, no necesito hacerlo de forma consciente. Pero si circulo en bicicleta de montaña por un camino pedregoso dejo de hablar con mi compañero para evitar las piedras del camino. Necesito ser consciente de la conducción.


Esto ha llevado a distintos autores a formular la hipótesis de la coalición de neuronas ganadora. Existe una coalición de neuronas responsable de las rayas verticales proyectadas en el ojo derecho y otra coalición de distintas neuronas proyectadas en el ojo izquierdo. Ambas compiten en una selección darwiniana y la coalición ganadora es consciente siendo la perdedora inconsciente. Segundos después el balance se puede invertir y la ganadora y consciente pasar a ser perdedora e inconsciente.Uno de los experimentos más usados y concluyentes es el de la rivalidad binocular. Consiste en proyectar en cada ojo de un sujeto una imagen distinta. Por ejemplo, rayas verticales en el ojo derecho y horizontales en el izquierdo. El sujeto nunca ve una mezcla de las dos imágenes sino una alternancia: a veces ve rayas verticales y a veces horizontales. Fíjate en la imagen adjunta. ¿Ves un jarrón o dos caras? El resultado es el mismo que en la rivalidad binocular: o ves una figura o la otra, pero nunca una mezcla.

Gracias a la conciencia realizamos tareas para las que no fuimos genéticamente programados como escribir una ópera o levantar un edificio. Permite los experimentos mentales y algo esencial para la supervivencia, simular el futuro. Y quizá gracias a ella logremos desvelar el problema más complejo al que se enfrenta la humanidad: el misterio de la conciencia.

* La palabra conciencia tiene en español dos acepciones. En esta obra no me refiero a la conciencia moral o el reconocimiento del bien y el mal sino a la acepción que significa “ser consciente, darse cuenta” y que es sinónima de la palabra consciencia. 

Artículo publicado originalmente en el blog La construcción de un planeta más inteligente